miércoles, 22 de marzo de 2017

BIZCOCHO FRESCO DE PISTACHOS



Otro reto más de "Color y Sabor de Temporada". Este mes de marzo debemos elegir entre cebolleta y pistachos. 


 



No tenía ninguna duda al decidirme por uno de los dos ingredientes. Me gustan mucho los frutos secos y han ganado los pistachos por goleada.


Mirando un poco entre recetas que tunear e ideas que me podían venir bien, entre apuntes y apuntes para un examen que tengo en breve y, con la disculpa que me había ofrecido a cocinar un poco para el cumpleaños de mi madre, surgió este bizcocho.




Es un bizcocho de pistachos y fresas, fruta que está ahora de temporada. Encontré la receta publicada en la web de Canal Cocina, pero quise hacerla mía y darle mayor presencia a los pistachos.

Vamos con la receta.

 
INGREDIENTES

  • 125 gr de mantequilla
  • 120 gr de azúcar blanquilla
  • 220 gr de harina
  • 1 yogur natural sin azúcar (limón, soja..)
  • 1 sobre de levadura para repostería
  • 100 g de fresas
  • 110 gr pistachos
  • Ralladura de 1 limón
  • Zumo de 1 limón y de 1/2 naranja
  • 4 cucharaditas de miel de romero
  • mantequilla para el molde





PREPARACIÓN

Lo primero, como siempre, precalentar el horno a 180º C.

En una bol mezclar la mantequilla a temperatura ambiente, en pomada mejor, con el azúcar. Puede hacerse con la batidora de varillas, pero teniendo en cuenta que empecé a cocinar a las 8:30 de la mañana de un domingo, entenderéis porque he usado la varilla manual. No quería que los vecinos me tiraran la puerta abajo...

Cuando esté bien mezclado añadir los huevos, uno a uno, sin dejar de batir. Rallar la piel de un limón. Cuidado con la parte blanca de la piel, que amarga. Añadir el zumo de la mitad del limón y el yogur.  Mezclar.

Añadir la harina y la levadura a la mezcla anterior, previamente tamizadas. Seguir mezclando con las varillas o con una espátula hasta que quede una mezcla homogénea.

Separar 60 gr. de pistachos pelados y los machacamos un poco. Yo los puse dentro de un trapo y les di un par de golpes suaves con el rodillo, o simplemente con el cuchillo de hoja ancha, machacar un poco, o como quieras vamos. Añadir los pistachos. Mezclar para que queden bien repartidos. Cortar las fresas en trozos, añadir y mezclar con cuidado. Mejor si las fresas no están maduras, para que no se deshagan al remover.

 










Encamisar un molde con mantequilla abundante. No he añadido harina. En este caso, he utilizado papel de hornear, cortado en las esquinas, para poder desmoldar con más facilidad el bizcocho. Se queda pegado en con la mantequilla y así no se mueve.

Verter la mezcla en el molde. Como no quería que se vieran las fresas por encima, con mucho cuidado he introducido las que estaban en la superficie.



Hornear durante 40 minutos a 180º C, más o menos, arriba y abajo. Probar 5 minutos antes, con un palillo, por si acaso. Todo depende del tipo de molde y el grosor que tenga el bizcocho y del horno, claro.

Pasado el tiempo de horneado, dejar enfriar sobre una rejilla.

Yo hice lo siguiente. Dejar unos 10 minutos dentro del molde. Seguido desmoldar con ayuda del papel y dejar sobre la rejilla hasta que esté casi frío.

Mientras enfría, preparamos el almíbar. 

En un cazo ponemos el zumo de 1/2 naranja hermosa o una pequeña, el zumo de la otra mitad del limón, las 4 cucharaditas de miel  y el resto de los pistachos un poco machacados, pero no mucho para que no se hagan polvo, que queden bastante enteros.  Calentar hasta que empiece a hervir.

Volver a colocar el bizcocho dentro del molde y con un palillo hacer unos orificios. Verter el almíbar con pistachos sobre el bizcocho.
 
 


El resultado es un bizcocho sabroso, un poco húmedo y jugoso, muy jugoso.

Quizás debería haber echado más miel al almíbar para que los pistachos no pareciera que tenían vida propia, pero así y todo, estaba bien bueno.



Poner la cafetera en marcha y os espero por aquí para que me contéis que os ha parecido este dulce.

Nos encontramos en la próxima receta.



domingo, 5 de febrero de 2017

RISOTTO AL AZAFRÁN CON LÁMINAS DE CHAMPIÑÓN, FERRAN ADRIÀ (COOKING THE CHEF)













Bueno, ya estamos aquí de nuevo otro mes para presentar nuestros platos. Este mes además celebramos el segundo aniversario de este maravilloso reto que Cooking the Chef nos brinda. Nada más y nada menos que Ferran Adrià para ponerlo interesante. Gracias Abril y Aisha por el esfuerzo y las ganas que ponéis en cada reto que nos proponéis.

Más que hablar de los logros conseguidos con su restaurante "El Bulli", de sus estrellas Michelín entre sus otras calificaciones gastronómicas, premios, distinciones y galardones, voy a centrarme un poco en el libro del que he sacado mi receta. Ferran es un gran creativo, considerado un artista de la cocina pero también es capaz de hacer platos más "terrenales", sin deconstrucciones, esferificaciones, gelificaciones, etc.
Me hice con este libro, "La comida de la familia Ferran Adrià", porque pensé que era lo más propio para mi nivel en la cocina y no me arrepiento para nada. Desde el principio me ha encantado. Su estructura, como le da su lugar a la organización previa, el presentar menús completos en lugar de recetas, el presentar cada menú y cada plato con los ingredientes necesarios para cocinar para una familia de entre 2 o 6 personas, a nivel profesional o para un gran grupo. Nos orienta sobre lo que debería haber en la nevera, en la despensa, en el congelador, lo que debemos comprar en el mercado y nos aconseja sobre útiles de cocina y aparatos, entre otras muchas cosas.

Según vi la primera foto del interior y empecé a leer, se agolparon en mi un montón de recuerdos de un tiempo pasado. En esa foto se ve al personal del Bulli sentado frente sus platos comiendo en "familia".

Hace ya unos cuantos años estuve trabajando en un hotel en Bilbao, en su restaurante. No... no era ni cocinera, ni camarera, ni pinche.... era la "facturista" del restaurante del hotel. A media mañana, cuando la cocina estaba en plena faena organizando el servicio del mediodía, pasaba a recoger las comandas del servicio de desayunos. Después me dirigía a la oficina para hacer el cierre de los servicios del restaurante del día anterior y volvía a la cocina a comer con mis compañeros antes de empezar el servicio. Por la noche regresaba para el servicio de cenas hasta el cierre, pero a este servicio llegaba ya cenada de casa, normalmente. De todos modos el jefe de cocina siempre tenía alguna sorpresa para mi, me cuidaba bien. Es evidente que la familia de Ferran es mucho más numerosa que la que tenía yo, pero en aquellos momentos mis compañeros fueron un poco mi familia, ya que pasaba más tiempo allí que en mi propia casa.

Bueno, no me lío más. Quizás algún día consiga experimentar con alguna de las técnicas, para mi imposibles, de Ferran Adriá. De momento os presento este rico "Risotto al azafrán con láminas de champiñón". 


INGREDIENTES (1 pax)
  • 1/2 cebolla pequeña
  • 90 gr de arroz (para risotto)
  • 1 pizca de azafrán en hebras
  • 1 champiñón mediano
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • 15-20 gr de queso parmesano rallado
  • 1/2 cucharadita de zumo de limón
  • 300 ml de caldo de pollo (en este caso es caldo de garbanzos con verduras del día anterior, aprovechamiento)
  • 1-1/2 cucharada de txakoli
  • Sal 
  • AOVE





PREPARACIÓN

Comenzar tostando el azafrán. Envolver las hebras de azafrán en papel de aluminio y tostar en una sartén procurando que no se queme.

El caldo debe estar caliente, así que calentar en un cazo o en el microondas, si no está recién hecho.


Picar la cebolla ya pelada en taquitos muy menudos y rehogar con un poco de aceite sin que coja color dorado. Seguido añadir el txakoli o vino blanco, en su defecto. Usé txakoli porque era lo que tenía en casa y pensé que le daría un toque personal al risotto. Además hay que promocionar el producto autóctono. Dejar reducir, que el alcohol se evapore y añadir el arroz.




Rehogar un poco el arroz e ir añadiendo poco a poco el caldo y removiendo para que el arroz no se pegue. Añadir el azafrán tostado. 


Pasados unos 15 minutos, cuando el arroz está hecho, añadir la mantequilla y el queso parmesano rallado. Remover hasta que la mantequilla y el queso se integren y el arroz quede cremoso. En este momento ponemos el punto de sal. No le he añadido sal porque el caldo y el queso le habían aportado la sal suficiente. También incorporamos en este momento el zumo de limón.

En el momento del emplatado, colocar unas láminas de champiñón finamente cortadas sobre el arroz. Con el calor del arroz se cocinarán ligeramente.






Espero que os haya gustado mi versión de este sencillo y jugosísimo risotto al azafrán. No sé si el punto de cremosidad del risotto era el correcto, pero el arroz estaba bien hecho y el conjunto buenísimo.

Espero vuestras impresiones. Buen provecho.




martes, 31 de enero de 2017

JUEGO DE BLOQUEROS 2.0: PERAS AL TXAKOLI


Primer reto del año para este Juego de Bloqueros 2.0. Comenzamos el año junt@s otra vez y para esta ocasión el ingrediente elegido ha sido la pera.
#juegodeblogueros

 
No lo tuve claro de inicio pero un par de coincidencias hicieron que me decantara por esta receta. Estas navidades mi hijo me regaló un libro del chef Yotam Ottolenghi, "Jerusalem, Crisol de las cocinas del mundo". Lo pedí para el Olentzero, porque iba a participar en otro evento en el que se propone un chef para hacer o interpretar una de sus recetas, pero no me fue posible. Así que cuando se eligió la "pera" como ingrediente más votado me acordé de haber visto una foto de unas maravillosas peras al ojear el libro. Bueno pues he hecho mi versión vasca de estas sabrosas peras.

Espero que os guste, pero antes de empezar con la receta os dejo los enlaces de l@s compañer@s:

 
Rosamary: https://alacartemenus.wordpress.com/
Carlota: https://articuina.wordpress.com
Elvira: http://www.asisecomeengranada.com/
Carabiru: http://birulicioso.wordpress.com
Fe: http://www.codigosecreto280.com/
Mónica: http://dulcedelimon.com
Berta: https://dulceperonotanto.wordpress.com/
Chus: http://www.elcrepitardelosfogones.com/
Rebeca: http://enganchadosalacocina.com/
Inma: http://entre3fogones.com/
Ana N.: https://entreobleasyaloloco.wordpress.com/
Raxel: https://homeandrun.wordpress.com/
Sandra: https://justfoodlovers.com/
Cristina: http://kooking2015.blogspot.com.es/
Silvia K.: http://kuinetes.com/
Leila:
http://lanuevacocinadeleila.blogspot.com.es
Ligia: https://losdulcesdeligia.wordpress.com/
Jorge: https://mastercocinillas.com/
Silvia R.: https://misdeliciosastentaciones.wordpress.com/
Antxon: http://musloypechuga.com
Noelia: https://noestevezblog.wordpress.com/
Maribel: https://picoteandoideas.wordpress.com/
Neus: https://rorosacabolas.wordpress.com/
Maryjose: http://tapitasypostres.blogspot.com.es/
Silvia A.: http://unapizcadena.wordpress.com/


Y ahora vamos con la receta.

INGREDIENTES
  • 2 Peras conferencia (Ricón de Soto)
  • 75/80 gr de azúcar glas
  • 8-10 vainas de cardamomo
  • 1/2 cucharadita de hebras de azafrán
  • 1/2 cucharada de zumo de limón
  • 250 ml de Txakoli
  • Agua
  • Sal
  • 200 ml de nata para montar
  • 2 cucharadas de azúcar glas
  • 1 cucharadita de aroma de vainilla


PREPARACIÓN
En una cazuela o cazo lo suficientemente grande para que entren las peras poner el txakoli, el zumo de limón, el azúcar glas, las vainas de cardamomo aplastasdas o chafadas con un cuchillo para se abran y suelten su aroma, las hebras de azafrán y una pizca de sal. Calentar todo a fuego medio bajo. Pelar las peras y añadir cuando el líquido empiece a hervir. Añadir agua hasta que las peras queden totalmente cubiertas.


Cortar un trozo de papel de horno del diámetro de la cazuela y colocar encima de las peras. 




Dejar a hervir a fuego medio hasta que las peras estén hechas, no muy blandas. Dependiendo del tamaño.


Yo las tuve durante 35 minutos porque eran bastante hermosas. Además le añadí un poco más de azafrán, ya que me pareció que no cogía mucho color. 

Girar de vez en cuando las peras y comprobar con un cuchillo si están tiernas. Retirar las peras cuando estén hechas y dejar reducir el líquido hasta conseguir una especie de almíbar. Verter el almíbar sobre las peras y dejar enfriar antes de servir.



Ahora montar la nata. Como las peras eran para mi sola preparé nata para una pera, pero nata en abundancia. Vamos que podía ser para las dos sin problema.
Poner la mitad de la nata, bien fría en un bol y añadir el azúcar glas. Con las varillas de la batidora montar la nata hasta conseguir una textura fina y consistente. La prueba, voltear el bol y que no caiga... Buena suerte!!!

 

Poner la nata en forma de quenelle junto a la pera bañada en el almíbar o como os apetezca. La quenelle es fácil de hacer y queda muy presentable. Es una forma de croqueta o pelota de rugby que se hace con la ayuda de dos cucharas. 

Como os he dicho  las peras eran para mi sola y la segunda la dejé para el día siguiente. A los otros 100 ml de la nata le añadí, además del azúcar glas, una cucharadita de vainilla para conseguir un chantillí dulce y delicioso. 



Las peras estaban buenísimas. No sé si el sabor a conseguir es el que el chef Yotam Ottolenghi logra en su receta, seguro que no. Supongo que los aromas como el del cardamomo son más pronunciados en su plato y también el color del azafrán es más intenso en la foto de su libro. Seguro que sus especias y las mías no tienen mucho que ver. Las mías son de supermercado. En cualquier caso me ha gustado mucho este postre y volveré a repetirlo.



 
Nos vemos en el siguiente reto. Buen provecho y espero vuestras impresiones.




viernes, 27 de enero de 2017

TARTA DE FRAMBUESAS- HIMBEREEN STREUSELKUCHEN




Hoy además de ser el cumpleaños de un amigo,  hace un año que inicié mi andadura como cocinillas en este blog. He aprendido mucho con él y me ha dado mucho relax y a veces estrés, todo hay que decirlo. Me ha dado ilusión, ganas de aprender, el darme cuenta de que soy capaz de hacer ciertas cosas que no creía. Mi valoración de es totalmente positiva. A veces lo he tenido un poco olvidado. El tiempo da para lo que da. Trabajar ocho horas fuera de casa, la casa y demás obligaciones que nos imponemos, no deja mucho tiempo. No se trata sólo de cocinar, se trata de aprender, de enriquecer nuestros conocimientos sobre comida y cocina. Para mi este blog, desde el principio, nació como una válvula de escape a ciertas situaciones y me he visto muy recompensada. Ha habido momentos que lo he dejado un poco abandonado. Tengo unos añitos pero llevo unos cuantos opositando y lo sigo haciendo, en breve comenzaré otra vez, a ver si alguna vez suena la flauta y consigo un trabajo diferente que merezca la pena y dejo las listas de espera y las bolsas de trabajo para otros.

El "trabajar" en este blog me  ha ayudado a conocer gente maravillosa, a blogueros entregados por completo a sacar cada día una receta, lo que para mi es imposible.  Otros que investigan y se implican en cada receta como profesionales auténticos, se atreven con cualquier cosa. También están los que te animan con cada plato que preparas y te hacen sentir tan bien. He descubierto ingredientes que ni sabía que existían y como usar algunos de ellos e integrarlos en un plato que se puede degustar cualquier día. 
He aprendido a interactuar en diferentes redes sociales, bueno y sigo aprendiendo.

He participado en eventos divertidos e interesantes como el reto "Color y Sabor de Temporada", organizado por Pilar Monge, en el reto "Juego de blogueros 2.0", conducido por Mónica Villa y también en  "Cooking the Chef", un reto a veces bien complicado en el que cada mes Abril de "April´s Kitch" y Aisha de "La cocina de Aisha" nos invitan a participar. También he participado en el reto que nos propuso para septiembre  Victoria La Tautela para la comunidad "Cocineros del Mundo"... Me encantan, cualquiera de ellos me hace tener ganas de aventurarme a hacer platos diferentes, interesantes, divertidos, sencillos o complicados para mis conocimientos culinarios... Son una motivación para mi.

Foto de las tartas del curso

No he elaborado ninguna receta especial para este día tan importante, pero estas navidades he preparado una tarta que bien podría haberla hecho hoy mismo para este homenaje. 

Es una tarta alemana de frambuesas o Himbereen Streuselkuchen. Una tarta que aprendí ha hacer justo antes de las fiestas navideñas, en un curso de repostería alemana. Se prepararon cuatro dulces, la tarta de queso o Kásekuchen, la tarta selva negra o Schwarzwálder Kirsctorte, el Gugelhupf o Kuglerhopf o brioche alsaciano y nuestra tarta de frambuesas. Menos mal que el copia-pega en alemán es sencillo... eso creo.







Nuestra receta es muy sencilla de preparar aunque haya que preparar la masa. Es rápida y deliciosa. Acidez, dulce y crujiente... qué más se puede pedir a una tarta.





INGREDIENTES
- Masa base tarta
  • 250 gr de harina para repostería
  • 100 gr de azúcar
  • 5 gr de levadura en polvo
  • 1 pizca de sal
  • 100 gr de mantequilla fría
  • 1 huevo (M)

- Streusel (crujiente)
  • 115 gr de harina para repostería
  • 115 gr de azúcar blanquilla
  • 5 gr de canela
  • 75 gr de mantequilla fría
  • Almendra cruda laminada

- Relleno
  • 375 gr de frambuesas frescas
  • 30 gr de azúcar glas
- Mantequilla para encamisar el molde de la tarta

PREPARACIÓN

Empezamos con la masa. En un bol, poner todos los ingredientes secos, harina, azúcar, levadura y la sal y mezclar. Añadir la mantequilla cortada en dados y con los dados pellizcar la mantequilla bien para que no queden trozos gruesos. Añadir el huevo, mezclar bien hasta conseguir una masa homogénea. Poner la masa envuelta en film transparente y a la nevera al menos 1 hora. Esta masa se puede congelar. De hecho yo lo hice porque metidos en las navidades quería adelantar algunas preparaciones para ganar tiempo.

 


Precalentar el horno a 180 º C, arriba y abajo y preparar el molde. Impregnar con mantequilla abundante el molde rizado, lo mejor es hacerlo con la mano. Poner papel de hornear en la base.

 
Streusel


Para el Streusel, proceder igualmente que con la masa de la base. Mezclar primero los ingredientes secos y después añadir la mantequilla en dados. Con los dedos ir haciendo una arenilla hasta deshacer bien la mantequilla.






Sacar la masa de la nevera y con un rodillo extenderla sobre una superficie enharinada y ponerla sobre el molde. Si nos queda algún hueco porque se rompe la masa, no estirar, es mejor con el sobrante de los bordes poner pegotes, si es necesario.


Para el relleno, mezclar con cuidado las frambuesas con el azúcar glas. Se pueden utilizar frambuesas frescas, congeladas o comprarlas frescas y congelarlas, como hice yo. Por lo mismo de antes, la falta de tiempo. A veces hay que llenar la nevera o el congelador para adelantar preparaciones. Descongelar sobre papel de cocina con cuidado para que no se rompan y suelten el exceso de humedad. Bueno, mezcladas las frambuesas y el azúcar glas, ponemos el relleno sobre la masa.

Esparcir el streusel sobre las frambuesas y poner por encima las almendras crudas laminadas al gusto.


Hornear durante 40/45 minutos. Mirar de vez en cuando el horno, el streusel debe quedar crujiente, doradito, pero cuidado de que las almendras no se quemen. Echar un vistazo pasados 20 minutos y luego cada 10 minutos. 

Bueno, pues aquí está el resultado.










El año que viene más y mejor. Espero volver a veros a todos por aquí y a muchos más, si es posible. Os invito a que probéis un trocito de mi tarta para celebrar conmigo este día.

Besos.....



domingo, 22 de enero de 2017

ESPIRALES DE HOJALDRE CON DÁTILES


Otro mes "Color y Sabor de Temporada" nos emplaza a preparar nuestro platos con uno o ambos de los ingredientes que nos propone. Para comenzar este año 2017,  Pilar Monge nos sugiere las coles de bruselas o los dátiles como ingredientes para elaborar nuestras recetas.

La coles no suelo ni prepararlas y ni comerlas muy a menudo, excepto en menestra y poco más. Por este motivo, de inicio mi idea era hacer una receta con ellas, pero al final me decidí por los dátiles. Me ayudó a tomar esa decisión el que ya había preparado esta receta anteriormente con alguna variación en las presentaciones, pero no tenía fotos de todos los procesos o las fotos no eran lo suficientemente presentables.


Siempre tengo dátiles en casa porque me gusta incorporarlos a las ensaladas, pero ahora vamos a preparar otro tipo de plato. Empezamos con el reto de este mes para Color y Sabor de Temporada.







INGREDIENTES
  • Masa de hojaldre (para 10 espirales he usado 1/4 de la plancha de hojaldre rectangular, el resto al congelador)
  • Queso en lonchas (2 lonchas)
  • Jamón serrano (2-3 lonchas)
  • Dátiles (según tamaño, cortados por la mitad)
  • Semíllas de sésamo crudo
  • Sal Maldon
  • Aceite de oliva

- Las cantidades son orientativas, deben cubrir el hojaldre. 


PREPARACIÓN

Como no quería hacer mucha cantidad he usado 1/4 de una plancha de hojaldre rectangular de supermercado. Y como he indicado en los ingredientes me han salido unos 10 unidades.

Precalentar el horno a 180º, arriba y abajo.

Pinchar con un tenedor el hojaldre para que no se hinche mucho en el horno. Dejar un borde de 1,5 cm aproximadamente sin cubrir para poder cerrar el espiral. Disponer el resto de ingredientes en este orden, queso en lonchas, jamón y dátiles cortados pro la mitad.

Humedecer el borde con agua y con mucho cuidado comenzar a enrollar desde el borde contrario. Envolver en papel de horno y dejar durante un rato en la nevera para que el hojaldre coja dureza para poder cortarlo después. También se puede meter en el congelador.


Cortar el rollito en porciones de 1 cm o poco más y disponerlas sobre una placa de horno con papel de hornear. Reutilizar el mismo papel con que lo hemos envuelto para meter en la nevera. Pincelar con huevo o aceite. Yo he usado aceite por no gastar un huevo para tan poca cantidad. Espolvorear unas semillas de sésamo y unas escamas de sal Maldon.

Hornear unos 10/12 minutos o hasta que empiecen a dorarse un poco.



Eso es todo. Para un aperitivo este tamaño es muy apropiado como estas otras que se muestran aquí.

Si quieres preparar algo más contundente, como para una cena informal, utilizar la plancha entera. Si pones les un poco de tomate frito parecerán unas mini-pizzas. Son divertidas y sabrosas.

Espero vuestras impresiones.

Buen provecho.







sábado, 14 de enero de 2017

ARROZ CON LANGOSTINOS Y SALSA DE CHILE Y PIÑA




 ¡Qué rico he comido! Un plato sencillo, con pocos ingredientes y sabroso. Un poco de arroz blanco, unos langostinos y una salsa con mucho sabor y que acompaña muy bien a estos dos ingredientes. Esta salsa de chile y piña la descubrí gracias a una amiga y me parece un 10 (salsa Yang-Tse de chile y piña).



Sin más preámbulos, vamos a la receta. Os doy los ingredientes que he usado para mi. La cantidad de arroz y langostinos dependerá de lo que vaya a comer cada uno o si luego va a comer un segundo plato. Para mi ha sido plato único.

INGREDIENTES

  • 75 gr de arroz jazmín (arroz Thai)
  • 8/10 langostinos (cocidos o crudos)
  • 2 cucharadas de salsa Yang-Tse de chile y piña
  • 1 ajo
  • Perejil
  • Agua
  • AOVE
  • Sal


PREPARACIÓN

Cocer el arroz siguiendo las indicaciones del que indica en envase. Para esta cantidad de arroz utilicé casi un litro de agua. Cuando empieza a hervir el agua, añadir una pizca de sal y el arroz. Cocer unos 12 minutos. Escurrir el arroz en un colador y reservar. Yo lo tenía hecho de día anterior, ya que no tengo mucho tiempo a mediodía para estos menesteres. Al día siguiente, cuando me levanto, tengo que decidir el acompañamiento antes de ir al trabajo. Si no se me ocurre en ese momento, siempre hay una latita de champiñones laminados o alguna otra cosa. Antes de comer calentar el arroz en un plato o bol tapado con film transparente. Hacer unos orificios con un tenedor y al micro. No se reseca.

Vamos con los langostinos. Mis langostinos son cocidos. Son sobras de las fiestas navideñas que tenía congelados, pero con crudos casi mejor. Descongelar y pelar los langostinos. Apretar cada cabeza del langostino al pelar y sacar el jugo tan rico que tiene. Reservar.


Picar un ajo muy menudito y poner en la sartén con un poco de aceite. Cuando empiecen a dorar añadir los langostinos. Saltear. Añadir inmediatamente, para que no se sequen porque están cocidos, el jugo de las cabezas y dos cucharadas de salsa de chile y piña y una pizca de perejil. Dejar que los langostinos se impregnen de la salsa, nada más.






Y a emplatar. 

Si el arroz está frío calentar en el micro como he indicado anteriormente y presentar en con ayuda de un aro de emplatado o como más os guste. A un lado colocar los langostinos y si la salsa nos ha quedado un poco densa para poner sobre el arroz, añadir un poco de aceite de oliva a la salsa, remover hasta homogeneizar la mezcla y verter sobre el arroz. 

También se puede añadir uno poco de AOVE justo antes de degustar tan sabroso plato.


El arroz Thai me parece riquísimo para comer sin mucho condimento por su aroma y sabor tan peculiar, pero con esta salsa, en mi humilde opinión, gana.

Buen provecho...!!!!